9 consejos para preparar un macizo de flores fabuloso

Desempolva tus jarrones, frascos y tazas: tu hogar se llenará de flores recién cortadas en poco tiempo.

¿Alguna vez ha terminado con un macizo de flores muerto, montañas de mantillo y un recibo colosal del centro de jardinería? Hagamos algo al respecto, ¿de acuerdo?

Recupere su ritmo de jardinería con estos nueve consejos.

1. Empiece de cero

Hay dos tipos de camas: las que están bien preparadas y las que están cubiertas de maleza.

Eche un vistazo a su cama sin plantar. ¿Obtienes suficiente luz solar? ¿El agua tiende a acumularse allí? ¿Ha quitado todas las malas hierbas, raíces y piedras para que sus plantas crezcan? Es mucho más fácil solucionar estos problemas ahora que después de plantar las flores y colocar el mantillo.

2. Consigue las semillas

Inicie un macizo de flores a partir de semillas para ahorrar dinero, cultive variedades inusuales y disfrute de la satisfacción de cultivar un jardín completo con un puñado de semillas pequeñas.

Dado que algunas semillas están mal trasplantadas, revise el empaque y asegúrese de no plantar directamente en el suelo. Inicie las semillas en bandejas, macetas o macetas de coco, usando una mezcla de plántulas, colóquelas en un lugar soleado y trasplante tan pronto como desarrollen tallos robustos.

3. Prepara las plántulas

Las plantas cultivadas en viveros proporcionan una gratificación instantánea, pero el corto tiempo entre la compra y la siembra es crucial para su supervivencia.

Colócalos muy cerca del coche para evitar daños y llévalos a casa inmediatamente, para que no se frían dentro del coche durante otras tareas.

Riegue las plántulas tan pronto como llegue a casa, tantas veces como sea necesario después de eso, y unas horas antes de plantar, para ayudar a sus frágiles raíces a sobrevivir al trauma del trasplante.

4. Obtenga la ventaja de ganar

Incluso el borde más cuidadosamente planificado puede verse descuidado sin un borde claramente definido. Evite esos bordes plásticos baratos que se deterioran rápidamente y elija una alternativa más natural y duradera.

La solución más barata es hacer una zanja poco profunda alrededor de la cama con su pala y mantenerla durante toda la temporada. Para algo más refinado y permanente, coloque un borde de ladrillo, concreto o piedra sobre la arena niveladora. El costo inicial puede ser mayor, pero ahorrará mucho trabajo y facilitará el corte.

5. Planifica las estaciones

Elija plantas anuales si planea reemplazarlas en una temporada o dos, y plante plantas perennes si desea que duren más. Plante arbustos perennes o pastos ornamentales para proporcionar estructura e interés durante todo el año.

También considere la altura final de la planta. Plante flores de bajo crecimiento (generalmente anuales) frente a la cama, donde pueda verlas y reemplazarlas fácilmente al final de la temporada.

shutterstock_395790778

6. Dales espacio

Siga las instrucciones del paquete de semillas o la etiqueta de la planta lo más cerca posible. Un factor que a menudo se pasa por alto es la cantidad de espacio que se deja alrededor de cada planta para que tengan espacio para crecer. Para cubrir mucho terreno rápidamente, elija variedades de esparcimiento como Superbells y pezones trepadores.

7. Cava el hoyo perfecto

Cava el hoyo de cada planta para que tenga el doble del ancho de la maceta original, de modo que las raíces tengan suficiente espacio para crecer. Para darles una ventaja aún mayor, haga una pequeña zanja alrededor del interior del agujero para que las raíces se extiendan hacia abajo y hacia afuera.

Este paso no es necesario para las plantas anuales, ya que no estarán el tiempo suficiente para disfrutar de sus fuertes sistemas de raíces, pero es útil si tiene un suelo arcilloso.

8. Plantar bien

Al plantar plántulas y plántulas, colóquelas siempre de manera que sus partes superiores (donde la planta se encuentra con el suelo) estén al nivel del suelo del lecho. Si la copa está por encima del nivel del suelo, la planta puede secarse cuando el suelo abandona las raíces. Si se planta demasiado bajo, la tierra se asentará alrededor de la corona y la planta se pudrirá.

Empuje la tierra alrededor del trasplante y manténgala firmemente en su lugar con una espátula, de modo que no haya espacios entre las raíces.

9. Acolcha con atención

El mantillo es esencial para conservar la humedad y prevenir las malas hierbas, pero una pulgada es todo lo que necesita. Las camas de jardín establecidas ni siquiera necesitan mantillo, porque las plantas mismas son capaces de proteger el suelo.

Evite las telas de jardinería, ya que evitan que la humedad ingrese al suelo. En su lugar, coloque hojas de periódico antes de aplicar mantillo.

El mantillo varía según la región, pero sea cual sea el tipo que use, siga esta regla: nunca lo apile contra las plantas. Se pudrirán en poco tiempo y pronto no tendrás más que un feo lecho de mantillo en su lugar.

Relacionado:

Publicado originalmente en abril de 2016.

Deja un comentario